Descubre los principales modelos de estudio de la mente y cómo explican su funcionamiento.

Desde que en el s. XIX la psicología comenzase a considerarse como una ciencia, diferentes corrientes han intentado comprender los mecanismos mentales, los motivos de la conducta y la complejidad de la experiencia interna de las personas.

Wilhelm Wundt (1832-1920) es considerado el padre de la psicología moderna y la abordó como una ciencia experimental vinculada a la fisiología. Desde su perspectiva reduccionista, los sucesos mentales eran producto de la actividad nerviosa, desligándose ya por completo de planteamientos anteriores de carácter sobrenatural.

¿Sabías que los tres padres de la psicología -Wundt, Freud y James- apoyaron inicialmente esta postura?

Los tres terminaron abandonándola por considerar que las causas nerviosas per se no podían explicar la complejidad de la actividad mental.

A Wundt le siguieron grandes movimientos: Funcionalismo, Psicoanálisis, Reflexología, Gestalt, Conductismo, psicología Cognitiva, Humanista.. todos con un objetivo común: comprender y abordar la mente humana, pero con planteamientos diferentes. Para ilustrar un poco la cuestión, veamos las principales diferencias entre 3 de las corrientes más populares: psicoanálisis, conductual y cognitiva.

El psicoanálisis: la obra de Freud, como la del resto de psicólogos fundacionales, tuvo su origen en la fisiología y el estudio de la conciencia, de aquellos contenidos mentales accesibles y con un significado claro para la persona. Con su giro al inconsciente y al estudio de la conducta anormal, la teoría de Freud se volvía mucho más compleja asumiendo la existencia de contenidos mentales de los que la persona no es consciente pero que determinan su funcionamiento y salud mental.

¿Sabías qué, durante años, la psiquiatría reclamó el psicoanálisis como disciplina exclusiva de la medicina, provocando su exclusión de los planes de estudio para psicólogos?

El conductismo: el creador del conductismo, John B. Watson, presentó una psicología en la que no cabían los procesos mentales, que trabajaba exclusivamente con lo observable y manipulable, rechazando la existencia de la mente y por supuesto del inconsciente. El conocido paradigma de estímulo-respuesta recoge la esencia de esta teoría, en la que toda conducta es explicable sólo por los estímulos a los que el organismo se ha expuesto anteriormente.

¿Sabías que Watson y Rayner demostraron que un niño podía desarrollar miedo a un animal asociando su mera presencia (que en principio no provocaba ninguna reacción) con un ruido fuerte?

El cognitivismo: el cognitivismo aparece en respuesta a la simplicidad conceptual del conductismo, incorporando procesos mentales internos como intermediarios entre el estímulo y la respuesta. Ahora el estímulo en sí mismo no sería suficiente, sino que sería la forma en que la persona lo procese lo que determine su respuesta. El cognitivismo establece una analogía entre el funcionamiento de la mente humana y las computadoras.

Ver el resto de artículos del blog

Gregorio Serrano
Psicólogo especialista en Psicoterapia Psicoanalítica

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>